Es hora de desempolvar y sacudir la memoria colectiva, el fascismo actúa al servicio de los intereses más agresivos del capital internacional, pero ante los pueblos se presenta bajo la máscara de defensor de la nación ultrajada y apela al sentimiento nacional herido.

Para nadie es desconocido que una de los principales instrumentos de los gobiernos represivos, es la infiltración, reclutamiento y formación de agentes y la organización científica de la provocación, la delación y la traición en las organizaciones patrióticas, democráticas, progresistas y revolucionarias, así como en las organizaciones sociales.

Materialmente, Quien podría distinguir entre platero, el de Juan Ramón Jiménez, y don burro…el candidato; “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.... Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...”.

La pretensión del gobierno ecuatoriano de limitar las facultades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, constituye una regresión antes que una “revolución” en materia de derechos humanos, pretendiendo dejar en estado de indefensión a los recurrentes y fortalecer el abuso del poder político en contra de los ciudadanos del continente.