Nuevamente soy víctima de injurias y calumnias, del gobierno de turno a través de su Titiritero, el candidato a la Alcaldía de Quito, Augusto Barrera.

En medio del debate con el Dr. Mauricio Rodas, y ante lo cierto, que en muchos barrios de Quito, entre ellos la histórica Cooperativa de Vivienda Pisullí, el Administrador Municipal Augusto Barrera no ha hecho ninguna obra, apresuradamente señala que su obra fundamental ha sido “sacarle al traficante que apoyo precisamente la gestión de Moncayo, que se llama Coral”, mostrando su pobreza intelectual, y su ninguna capacidad de gestión al reducir su falta de iniciativa y de trabajo a lo antedicho.

No es extraña para mí la ofensiva expresión de Barrera, ya que forma parte de la “escuela” de difamación y calumnia oficialista que se encubre en la impunidad de haber “metido las manos en la justicia”, sin embargo de ello ANUNCIO QUE INICIARÉ ACCIÓN PENAL POR INJURIA CALUMNIOSA CONTRA EL TITIRITERO BARRERA, aún en la certeza de que forjarán inexistentes delitos para imputarme y así justificar lo dicho por el calumniador de oficio.

Sí, es verdad: el Municipio de Quito está "haciendo como nadie antes una obra fundamental" en Pisullí. O sea nada. Todos los moradores de Pisullí son testigos de ello. El Municipio de Quito no hace nada para el progreso de la Cooperativa; por el contrario, se ha dedicado a obstruir su desarrollo, no solo con la intervención de la Cooperativa, sino con el desvío de trámites para la entrega de títulos de propiedad que fueron iniciados con transparencia y ética a cada uno de los cooperados.

Todos los moradores de Pisullí saben que los esfuerzos municipales se han traducido en arrebatar adjudicaciones a los legítimos y legales propietarios de predios para entregarles a sus partidarios de última hora.

Ahora que el Alcalde está desesperado por debatir, sería bueno que provoque uno para debatir sobre la situación de Pisullí y poner clara la situación a fin de que la ciudadanía evidencie quien dice la verdad y quien la mentira. La verdad la demostraré con suficiente y amplia documentación.

Penosamente, el candidato Barrera da la impresión de ser un omnímodo judicial, que también “mete la mano en la justicia”, cuando dice que estamos por sacar a Coral, ¿o acaso se trata de una amenaza de agresión física?

Amparado en lo dispuesto en el art. 66.7 de la Constitución de la República, solicito tanto al Lic. Diego Oquendo y Radio Visión, como a Teleamazonas, el derecho a la réplica inmediata al haber sido agraviado sin prueba alguna.