Ni en nombre del arte,
Ni de la ciencia,
Ni del derecho,
Ni de la libertad individual,
Se puede ser ajeno a esta lucha.
Quien no lucha es aliado del enemigo,
Ya que resta un brazo a la acción
En los momentos en que todos debemos luchar.

Julio Antonio Mella

La Cooperativa de Vivienda Pisullí, tiene vigencia jurídica mediante Acuerdo Ministerial No. 310 de 11 de abril de 1984 e inscrita en el Registro de la Dirección Nacional de Cooperativas del Ecuador con el No. de orden 3806 de 12 de abril del mismo año.

Allá por los años de 1983 nos organizamos, para buscar soluciones a una justa aspiración de la inmensa mayoría de ecuatorianos, el acceder a una vivienda propia, romper las ataduras humillantes que como producto de la necesidad nos conduce a los casatenientes que a costa de la miseria de las mayorías se enriquecen con alquileres de explotación, e impedir que nuestra necesidad siga siendo utilizada demagógicamente para colocar al pueblo a la cola de los intereses económicos y políticos de los tradicionales grupos de poder que han pretendido encubrir una de las lacras propias del sistema corrupto impuesto por la partidocracia y que no ha sido solucionada por ninguno de los gobiernos oligárquicos que se han sucedido en el poder del estado.

Pisullí, su lucha, se ha constituido en un símbolo en contra de la explotación, el hambre y la represión agudizada en el gobierno de León Febres Cordero y en contra de las venales pretensiones de “Malvinizar” Quito apoyado en una banda de gente lumpezca y de malhechores.

Por ello, en cruento y descargado salvajismo y por autoridad de León, se mandó a asesinar a media noche, a hombres y mujeres humildes del pueblo, se proscribió a sus dirigentes, se amenazó y persiguió a escritores y periodistas que ante la evidencia, defendieron la verdad y la difundieron.

El derramamiento de sangre de nuestros compañeros, la violación a la ley y demás acciones ilícitas orquestadas desde la cúpula del gobierno de León Febres Cordero; el atropello, la difamación, los allanamientos, persecuciones y la existencia de grupos paramilitares “capitaneados” por Segundo Aguilar y Carlos Yacelga, se estrellaron contra la férrea unidad y la decisión organizada del pueblo de Pisullí de defender la cristalización de sus anhelos y aspiraciones, el honor y la dignidad de quienes con orgullo dirigimos e integramos Pisullí, que se constituyó en la defensa del honor y la dignidad de todos los explotados y perseguidos por el “llorón de Taura” y su gobierno.

El día 11 de noviembre de 1983, miles de familias provenientes de los sectores y capas sociales más empobrecidos de la población ecuatoriana, nos posesionamos de la Hacienda Pisullí de propiedad del Ministerio de Salud Publica, solicitando se nos entregue en venta parte de las tierras, para construir viviendas que dignifiquen su existencia; sin embargo de nuestra justa aspiración, como en todas las oportunidades en que el pueblo se levanta por sus reivindicaciones, recibimos por parte del gobierno, en ese entonces de la Democracia Popular, hoy UDC, la maniobra, la intimidación y la represión violenta, conjugando sin ningún pudor la violación de la constitución y las leyes con la utilización de dos escarabajos de estercolero (SEGUNDO AGUILAR Y CARLOS YACELGA) que se desarrollaron en tropel adquiriendo nombre y apellido a fuerza de tanto crimen e iniciando su historia de matonismo bestial que al poco se ensañó, incluso, en sus amos primeros; diría Pablo Neruda “Así se hace la historia en nuestras tierras”.

El día 17 de noviembre de 1983, presentamos a consideración del H. Congreso Nacional un proyecto de Ley en el cual solicitamos la venta parcial de la Hacienda Pisullí a favor de nuestra organización cooperativista, posteriormente el Plenario de las Comisiones Legislativas Permanentes aprobó un decreto legislativo, con fecha 21-11-1984, en el cual “ se autoriza la venta de la Hacienda Pisullí, a favor de nuestra Cooperativa y de la Cooperativa “ Jaime Roldós ”, en forma equitativa; decreto que, como lo dispusiera la norma jurídica, -, mediante oficio N. 0387-PCN-84 de 7 de febrero de 1984 fuera puesto en conocimiento de OSVALDO HURTADO LARREA, - a fuerza de casualidad, Presidente de la República, siendo objetado de manera total por el ex-presidente Hurtado, para a los pocos días previos a la culminación de su mandato, al margen de la ley y en forma sorpresiva, hacer entrega de la totalidad de la hacienda Pisullí a la Cooperativa “Roldós”, mediante “escrituras pública” que SEGÚN INFORME DEL DEPARTAMENTO JURÍDICO DEL MINISTERIO DE SALUD ESTABA VICIADO DE NULIDAD.

Segundo “Amable” Aguilar Muela y Carlos Yacelga Laguatasig, hasta agosto de 1984, fervorosos defensores de la política represiva y antipopular del gobierno de OSVALDO HURTADO LARREA y JULIO CESAR TRUJILLO, en su degeneración y para encubrir sus crímenes, obtienen el respaldo del naciente gobierno de la “reconstrucción nacional” y bajo el amparo del mismo, generalización sus prácticas de violencia, muerte y terrorismo.

Estos oscuros y prostibularios sujetos, adoctrinados por las reaccionarias concepciones de la oligarquía en el poder y contando con su protección, no vacilaron en asesinar, secuestrar y violar, niños, mujeres, ancianos y hombres humildes de nuestro pueblo.

La peligrosidad delictiva de estos lombrosianos y el ningún respeto por la opinión pública, se expresa en el comunicado pagado en el diario “Ultimas Noticias” de fecha 23 de abril de 1985, en el cual “EXIGEN DEL GOBIERNO NACIONAL EL RETIRO DE LA FUERZA PUBLICA” al tiempo que amenazan “EN CASO CONTRARIO LOS DIRECTIVOS NO SE HACEN RESPONSABLES POR PERDIDA DE BIENES INMUEBLES O VIDAS DE PERSONAS”; o en otros casos amenazando con “REALIZAR UNA MORTALIDAD” a los socios de la Cooperativa de Vivienda Pisullí, de acuerdo a declaraciones transmitidas en los noticieros de Canal 4 de Televisión y el periódico “HOY”, lo que expresa en forma publica la naturaleza de sus instintos.

Efectivamente a partir del primer comunicado con tales amenazas, la dotación policial que hizo presencia en Pisullí, permanentemente evidenció los ametrallamientos y explosiones que se hicieron en contra de los moradores de Pisullí, de sus viviendas y de la Escuela Y Jardín de Infantes donde se educan sus tiernos hijos, lo cual consta en los respectivos partes policiales que semanalmente presentaron los jefes de la dotación policial, varios de ellos reposaban en el despacho del Ministerio de Gobierno y Policía, lo curioso de todo esto, por decir lo menos, es que las autoridades llamadas a velar por la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos, no hicieron nada para sancionar a quienes han azolado de violencia y terrorismo el noroccidente de Quito y causado la muerte de 18 personas, centenares de viviendas incineradas y varias ocasiones dinamitadas y destruidas la Escuela y Jardín de Infantes Pisullí; por el contrario la policía fue retirada del lugar por “ORDENES SUPERIORES”.

Cosas para RIPLEY, el secretario particular de la Presidencia de la República Carlos Pareja, mantuvo reuniones públicas con Aguilar y Yacelga, so pretexto de la entrega de inexistentes transformadores para el alumbrado eléctrico, cambiándoles de nombre al plan de vivienda fantasma “PLAN II SEGUNDO AGUILAR”, por el “PLAN II EUGENIA CORDOBÉS DE FEBRES CORDERO”, que tuvo el objetivo gobiernista de darle un pretendido respaldo popular a las acciones antipopulares del régimen y crear condiciones para desalojar Pisullí y asesinar a sus dirigentes.

Estos mismos sectores, la partidocracia expresada en el PSC y la DP-UDC prevalidos de la fuerza y con la finalidad de sembrar de grupos para-militares el país , pretendieron “malvinizar” Quito en el afán de crear condiciones para continuar ejerciendo acciones de violencia y terrorismo que les permita romper el sistema constitucional y usurpar el poder político del estado; razones que explican con claridad por que el gobierno soslayó la denuncia presentada por Fundación NATURA en relación con la INVASIÓN DE LAS LADERAS DEL PICHINCHA “capitaneada” por Aguilar y Yacelga, denominada con el pomposo nombre de “PLAN DE VIVIENDA LEÓN FEBRES CORDERO”, y que tenía como finalidad crear una base social al servicio del gobierno Social Cristiano.

En este proceso, el Ministro de Gobierno del FEBRESCORDERATO, Luis Robles Plaza +, contumaz violador de los derechos humanos, en el transcurso del juicio político del que fuera objeto en el Congreso Nacional, contó con el respaldo de una barra integrada básicamente por pesquisas y delincuentes capitaneados por Aguilar y Yacelga, sindicados por varias muertes y a esa fecha con ordenes de captura emitidas por el Juzgado Segundo de lo Penal de Pichincha.

Continuando con su práctica represiva el gobierno de Febres Cordero, a través de su Ministro de Bienestar Social ERNESTO VELÁSQUEZ BAQUERIZO, violando preceptos constitucionales y violando la Ley y Reglamento de General de Cooperativas, acuerda la intervención de nuestra Cooperativa, lo que mereció el repudio ciudadano.

En el marco de la espuria e ilegal intervención, el Licenciado de presidio, Gustavo Valencia Villacís, interventor designado por la Dirección Nacional de Cooperativas, asume actitudes contrarias a la ley, pisotea las resoluciones de asamblea general, no cancela los haberes a los profesores de la Escuela Particular Pisullí de propiedad de la Cooperativa Pisullí, pretendiendo perjudicar a 580 educandos, percibiendo costoso “honorarios” y abonando supuestos haberes de un “numeroso equipo de trabajo”, para finalmente, en complicidad con los tristemente célebres delincuentes Aguilar y Yacelga, y cumpliendo órdenes del gobierno, elaborar un informe de marras con el cual se pretendió la liquidación de la Cooperativa Pisullí, basada en un supuesto informe a la fiscalización realizado por N. Guerrero Chávez, sujeto, incapacitado para ejercer la profesión según certificados emitido por el Colegio de Contadores Públicos de Pichincha, a lo cual se suma la utilización dolosa de documento público toda vez que el acta de posesión del incompetente fiscalizador era falsificado.

El mencionado "informe" pretendió hacer inculpaciones temerarias contra la dirección de Pisullí, y tuvo la venal finalidad de sorprender y utilizar la Función Judicial en la política de persecución y atropellos a nuestra organización, para lo cual contaron con la presión y el chantaje oficialista sumado a la descomposición moral de los jueces que conocieron la causa, uno de ellos Luis Villacís, estigmatizado con el mote de "el Juez de los Narcos".

Ante tanta violación de la constitución y las leyes, y a los derechos humanos, demandamos ante el Tribunal de Garantías Constitucionales, la supresión de los efectos del acuerdo ministerial de Intervención y la Observación del Ministro de Bienestar Social Ernesto Velásquez Baquerizo, hoy extrañamente designado “adjunto primero de la Defensoría del Pueblo”, así como del Director Nacional de Cooperativas; Tribunal que apegado a la Constitución y las Leyes de la República resolvió: “OBSERVAR EL ACUERDO N. 578 DE 24 DE JUNIO DE 1985, POR CUANTO VIOLO LO ESTABLECIDO EN EL ARTICULO 110 DE LA LEY DE COOPERATIVAS, EL ORGANISMO ADEMÁS OBSERVA A LOS SEÑORES MINISTROS DE BIENESTAR SOCIAL Y DIRECTOR NACIONAL DE COOPERATIVAS PARA QUE SE ABSTENGAN DE INCUMPLIR LAS DISPOSICIONES CONSTANTES EN LOS ARTÍCULOS 45 Y 136 DE LA LEY DE RÉGIMEN ADMINISTRATIVO Y RECTIFIQUEN LAS NULIDADES EN QUE HAN INCURRIDO EN TORNO A LA INTERVENCIÓN A LA COOPERATIVA DE VIVIENDA PISULLÍ”.

Burlándose del pronunciamiento del más alto organismo llamado a velar por el respeto y la aplicación de la constitución y las leyes de la República, el gobierno del FEBRESCORDERATO a través del Ministerio de Bienestar Social actualmente denominado de Inclusión social y económico, expidió el acuerdo N. 269 de 10 de abril de 1986, en el que se declara en liquidación a la Cooperativa Pisullí, acuerdo sin valor legal, por lo que expresa la resolución del Tribunal de Garantías Constitucionales, de fecha 8 de julio de 1987, que dice: “EL TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES OBSERVA EL ACUERDO N.269 EXPEDIDO POR EL SEÑOR MINISTRO DE BIENESTAR SOCIAL EN BASE A LO PREVISTO EN EL N.2 DEL ARTICULO 141 DE LA CONSTITUCIÓN, POR HABER SIDO DICHO ACUERDO ILEGALMENTE EXPEDIDO, CONCEDIDO AL SEÑOR MINISTRO EL TERMINO DE OCHO DÍAS PARA QUE ARBITRE LAS MEDIDAS PERTINENTES”, resolución, que una vez más fue burlada por la prodigiosa imbecilidad y prepotencia oligárquica.

Toda esta cadena de agresiones y negaciones de las más justas aspiraciones de un sector del pueblo organizado en la Cooperativa de Vivienda Pisullí, pretendió consumarse con la ORDEN DE DESALOJO DADA POR EL GOBIERNO que sin importarle la vida de hombres, mujeres y niños del pueblo, debía realizarse en las primeras horas del día martes 20 de mayo de 1986 y para cuyo fin se dispusieron tanquetas blindadas, hospitales móviles y un millar de hombres entre oficiales, tropas y pesquisas, suspendido por la intervención del Tribunal de Garantías Constitucionales, Comisión de Derechos Humanos, la denuncia que realizáramos en el pleno del Congreso Nacional, y ante varios medios de comunicación, y fundamentalmente por nuestra unidad y decisión de defender el único patrimonio que poseen las miles de familias que habitan Pisullí.

Con los mismos objetivos, utilizando estos y otros métodos delictivos y ajenos al movimiento cooperativo a su Ley y Reglamento y pretendiendo poner Pisullí al servicio de los gobiernos oligárquicos y de la partidocracia, crear hechos de violencia, desdibujar la imagen de Pisullí y de su Dirección; elementos descompuestos “asesorados” por un mediocre e ignorantón sujeto con el mote de “golpe seco” y un prontuariado “Juvenal Andrade Rodríguez” continúan con estas prácticas lumpezca pretendiendo asaltar la dirección de Pisullí, buscando su intervención para lo cual se pusieron al servicio de los gobiernos de Mahuad, Gutiérrez, Palacio y Noboa, y hoy, por decir lo menos sorprender al Ministerio de Inclusión social y económica y obtener el respaldo de su Ministra Jeannette Sánchez; por su parte, Pisullí avanza más unido y mejor organizado.

CRONOLOGÍA DE AGRESIONES:

  • 16 de Noviembre de 1983.- Haciendo gala de fuerza y prepotencia y en afán de desalojarnos y convertir las tierras en posesión de nuestra Cooperativa, en un negociado, grupos armados liderados por Segundo Aguilar, Carlos Yacelga, Osvaldo Solano y un extranjero de nacionalidad Yugoslava de nombres TOMISLAV INVESICH, procedieron a disparar a dinamitar la Cooperativa, producto de lo cual fue muerto el niño JAIME VARGAS, siendo detenido en esa oportunidad INVESICH y otros cuatro elementos y liberados por “órdenes superiores” dándose inicio a partir de la fecha señalada una serie de agresiones armadas en contra de nuestra organización.
  • 12 de Agosto de 1984.- Nueva agresión, procedieron a quemar viviendas, golpear niños, ancianos y mujeres, para finalmente herir de bala a seis compañeros miembros de la cooperativa.
  • 14 de Octubre de 1984.- Reclutan a peligroso delincuente como ALADINO BRAVO CABRERA (ficha policial N. 4707 catorce detenciones), y proceden a atacar a Pisullí con armas de fuego diverso calibre, explosivos y gasolina dejando como saldo las muertes de los compañeros Carlos de Jesús Cribán, Jorge Portilla y José Espinoza, decenas de heridos y casas quemadas, lo cual consta en el auto cabeza de proceso y demás informes policiales; resultando de lo señalado fueron detenidos en el momento de la agresión Osvaldo Solano Flores y Aladino Bravo Cabrera, entre otros, este ultimo evadido del Centro de Detención Preventiva donde purgaba sus crímenes, y por lo cual fueron emitidas las respectivas órdenes judiciales de captura contra SEGUNDO AGUILAR y CARLOS YACELGA.
  • 9 de Junio de 1985.- Dinamitan la Escuela y Jardín de Infantes Pisullí, a la fecha se educaban más de cuatrocientos niños.
  • 26 de Julio de 1985.- En horas de la madrugada Dinamitan y ametrallan el domicilio de Edgar Coral Almeida dirigente de Pisullí.
  • 25 de Agosto de 1985.- Dinamitan una humilde vivienda de Pisullí, resultando de lo cual muere carbonizada la compañera ROSA RUALES.
  • 7 de Febrero de 1986.- Caen asesinados CLELIO AMAGUAÑA y MAURO NOBOA, 17 y 24 años respectivamente, por miembros de la dotación policial que “resguardaba” Pisullí.
  • 6 de Abril de 1983.- Arrasan con 16 viviendas pertenecientes a humildes familias socias de nuestra Cooperativa, consecuencia de éste vandálico acto, quedan decenas de heridos.
  • 29 de Julio de 1986.- Ametrallan la Cooperativa Pisullí hieren de bala a los compañeros Luis Estacio, José Noboa y Carmen Mainaguez, entre otros; así como también decenas de casas incineradas, previo el saqueo de pertenencias.
  • 31 de Julio de 1986.- A las 19H30 en las calles 25 de Mayo y Cuicocha, barrio de Cotocollao, fue explotado por el lanzamiento de dinamita un bus de transporte de pasajeros, que había hecho el recorrido a Pisullí.
  • 3 de Agosto de 1986.- Repitiéndose las negras acciones de vandalismo antes señaladas varios heridos, entre ellos, el compañero Eladio Vaca.
  • 28 de Septiembre de 1986.- A las 3:00, una vez más se procede a ametrallar y dinamitar Pisullí, esta vez son capturados y entregados a la policía dos delincuentes, el primero de ellos de nombre MARCELO HERNAN CHALA FOLLECO, sargento primero de la policía en servicio, cédula No. 090186590-7 y ANANGONÓ ESPINOSA PEDRO MANUEL, cedula No. 170525937-0.
  • 17 de Septiembre de 1986.- A las 3:00 horas, se consuma un nuevo atentado dinamitero contra la Escuela y Jardín de Infantes Pisullí.
  • 31 de Octubre de 1986.- A las 5:30 horas, de una camioneta roja doble cabina marca Mazda, Segundo Aguilar y Carlos Yacelga, según testigos presenciales, ametrallaban la buseta N. 6 de la línea Mitad del Mundo de placas PAC 203 dando muerte al señor José Hilario Cruz e hiriendo de bala a varias personas que viajaban en ella tanto de Pisullí como de población cercanas.
  • 25 de Noviembre de 1986.- Elementos vestidos con uniformes militares “capitaneados” por SEGUNDO AGUILAR Y CARLOS YACELGA, en forma bestial y mostrando sus instintos criminales demenciales, nuevamente ametrallan y dinamitan Pisullí, asesinado a los compañeros Segundo Valverde y José de la Cruz, e hiriendo de bala y explosiones a decenas de compañeros; paradójicamente, el presidente de las “Unidades Ejecutoras” CAMILO PONCE GANGOTENA, al día siguiente, acudieron, a la Cooperativa Roldós a inaugurar una “sala de velaciones” de acuerdo a cuñas radiales transmitidas por Radio Cristal.
  • 27 de Diciembre de 1986.- El grupo paramilitar al servicio del gobierno atacan Pisullí, dinamitando, ametrallando, incendiando y dejando como secuela a Rene Gamboa Vega, mutiladas ambas manos y destruidos sus ojos...lo que horrorizó y generalizó la indignación ciudadana ¡OTRA OBRA DE LEÓN! Gamboa responsabilizo del hecho y enfatizo ser “víctima de Aguilar y Yacelga, dos años después debido a ofrecimientos económicos realizados por el gobierno del Febrescorderato y la pandilla social cristiana se convierte en un provocador y cambia su versión diciendo "en cuanto a su accidente, nos alzábamos de una labor social cuando me acorralaron entre cuatro individuos que, por orden de Edgar Coral, me obligaron a disparar un cañón que estalló en mis manos…" versión amañada difundida por la revista Vistazo que cumpliendo su papel de prensa amarilla, tuvo la finalidad de desdibujar la orientación humanista y social de la dirección de Pisullí.
  • 20 de Mayo de 1987.- Dinamitación de una humilde vivienda, dejando como victimas a la Señora María Tempaluisa y sus tiernos hijos, Juan, Ana Luisa y Gladys Nataly Guanotasi de 6, 4 y seis meses, respectivamente, quienes se asilaron en el Hospital Pablo Arturo Suárez.
  • 21 de mayo de 1987.- Una nueva arremetida contra el Jardín de Infantes destruyó el nuevo bloque de aulas que había sido construido en mingas comunitarias y dejan heridas de bala a la compañera María Clara Delpaluisa y sus tiernos hijos Gladis y Juan Guanotaxi de seis meses y seis años respectivamente.
  • 24 de Mayo de 1987.- Fue detenido en actividades terroristas un sujeto de nombres JOSÉ PÉREZ VALDIVIESO, portador de la cédula de identidad No. 180056708-1, quien se encontraba disfrazado de indígena Otavaleño y portaba documentos que lo identificaban como “Agente de la Escuela de detectives Argentina”
  • 26 de Junio de 1987.- se produjo un nuevo acto cobarde y criminal, a las 23h15 se dinamita el domicilio del compañero Edgar Coral.
  • Julio de 1987.- Un grupo de delincuentes, "no identificados", ametrallan una camioneta que transportaba a 15 personas en Pisullí, consecuencia de este acto criminal 2 menores resultaron gravemente heridos. En los mismos días se ametralló a un grupo de personas que trabajaban con maquinaria municipal en la apertura de la calle principal a Pisullí.
  • 6 de Julio de 1987.- A las 11h00 la pandilla de Aguilar y Yacelga vestidos de militares, con subametralladoras, pistolas, revólveres y explosivos, armas de dotación y uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, arremetieron con brutal fuerza en un nuevo ataque; consecuencia de este hecho resultaron 15 casas quemadas, 18 compañeros heridos, temiéndose por la vida de una niña quemada.
  • 26 de Julio de 1987.- Las agresiones contra Pisullí se iban recrudeciendo, en esta oportunidad a las 14h00 se registra el secuestro del niño Héctor Eduardo Arce A. de 14 años de edad, por parte de varios individuos que viajaban en un vehículo volkswagen color blanco; fue liberado luego de varias horas y mostraba señales de tortura.
  • 2 de Septiembre de 1987.- Varias mujeres y hombres golpeados, además de niños asfixiados fue el saldo del asalto que miembros de la Policía Nacional realizaron a las viviendas de Pisullí a cuyo interior lanzaban gases lacrimógenos.
  • 14 de Septiembre de 1987, 06h30.- Una vez más, elementos pertenecientes al grupo armado dirigido por Aguilar y Yacelga intentaron asesinar con ráfagas de metralletas, a un destacado miembro de la Cooperativa Pisullí, Víctor Villota quien gravemente herido fue asilado en el Hospital del Seguro Social.
  • 23 de Septiembre de 1987.- Las acciones de violencia y terrorismo recrudecieron. En el transcurso de los días miércoles 23, jueves 24 y viernes 25 de septiembre de 1987, nuevos atentados dinamiteros y ametrallamientos se cometieron en contra de la organización y dejaron heridos de bala, a una tierna niña de ocho años de edad, a la compañera Margarita Maldonado y al chofer de un tanquero del Municipio de Quito.
  • 5 de Octubre de 1987.- Una nueva barbarie se cometió contra el pueblo de Pisullí, a las 14h30 un reguero de sangre perpetrado por las pandillas de Aguilar y Yacelga, cobró la vida del niño Geovanny Alexander Guamán Aldaz, de cuatro años de edad, quien cayó acribillado por una ráfaga de ametralladora.
  • 8 de Octubre de 1987.- Se dinamita, una vez más, la Escuela y Jardín de Infantes y se ametralla dejando gravemente herida a la compañera Maura Robalino.
  • 13 de Octubre de 1987.- Fue gravemente herido el compañero Segundo Jiménez producto de un nuevo ametrallamiento.
  • 16 de Octubre de 1987.- La violencia no daba tregua a los moradores de Pisullí, esta vez la arremetida con ametralladoras deja como víctimas a los compañeros Pedro Saavedra y Rosendo Cabascango.
  • 30 de Octubre de 1987.- Salvaje agresión se produce en los predios de la Cooperativa Pisullí, torturan, violan y asesinan con dos disparos de bala a la compañera María Eva Montes, de 35 años de edad y madre de cuatro pequeñas criaturas, la dejan desnuda entre las chilcas y con una roca entre las piernas.
  • 6 de Noviembre de 1987.- Se ataca nuevamente con armas de fuego a los pobladores de Pisullí, resultando heridos dos jóvenes de 12 y 15 años.
  • 13 de Noviembre de 1987.- Luis Cando de 47 años de edad, fue abaleado y muerto en una emboscada a las 05h45, llevada a cabo por siete individuos vestidos con trajes militares.
  • 10 de Diciembre de 1987.- Violentos ataques cobraron la víctima número 18, Manuel Vizueta, de 50 años de edad y padre de ocho niños, fue muerto a balazos en los terrenos de Pisullí.
  • 12 de Enero de 1988.- La banda paramilitar que tenía en zozobra a los habitantes de Pisullí, ametrallaron y dieron muerte al compañero Raúl Cobos, de 50 años de edad; se determinó como presuntos responsables de este hecho de sangre a VICENTE ATIENZA, MANUEL TAMAYO, JOSÉ MONJA Y CARLOS HUAZO, sin que estos sujetos hayan sido sancionados por sus crímenes.
  • 1 de Febrero de 1988.- Un nuevo hecho de violencia se registró el día de las elecciones generales en el Ecuador convocadas para renovar Presidente y Vicepresidente de la República y en la que fue elegido el Social Demócrata Rodrigo Borja Cevallos; el ya conocido y denunciado grupo de "encapuchados de verde" arremetieron a tiros contra dos moradores de Pisullí; catorce impactos de bala causaron la muerte inmediata del compañero Segundo Campoverde y cuatro impactos provocaron graves lesiones en Augusto Bermeo.
  • 4 de octubre de 1988.- El 4 de octubre, durante el operativo policial en que fueron capturados Segundo Aguilar y Carlos Yacelga, este último fungía de presidente de la Cooperativa Roldós y mano derecha de Aguilar, también se detuvo a dos de sus guardaespaldas, Miguel Ángel Folleco Solís y Félix Manuel Huacón Cabrera, quienes guardaron prisión en el Penal.

    Folleco, 23 años, quiteño, afirma que vive desde hace tres años en la Roldós y los últimos seis meses trabaja de guardia de esa cooperativa. Tiene seis detenciones en el SIC – hoy policía judicial PJ- y una en la Interpol por consumo de marihuana. Sobre los ataques relató: "Segundo Aguilar me entregó un revolver diciendo que si bajan los de Pisullí, dispare para amedrentarlos. Conozco que los Jefes de Grupo, que son como 30, manejan dinamita. Durante mi permanencia se han producido unos cinco enfrentamientos armados con los miembros de la Pisullí. Eran los Jefes de Grupo (de la Roldós) quienes previo acuerdo con Aguilar y Yacelga decidían ir contra los invasores portando revólveres, escopetas, carabinas y machetes".

    Huacón, 30 años, nacido en Vinces, ex miembro de la inteligencia del ejército, declara "En la primera vuelta electoral fue guardaespaldas del general Frank Vargas (APRE-PSE), durante la segunda vuelta actúo en la campaña del PRE". En abril de 1988 fue detenido portando 467 gramos de cocaína; misteriosamente salió libre enseguida. Sobre su relación con Aguilar dijo: "Hace tres semanas me dio el puesto de guardaespaldas. Me proporcionó una pistola y 46 cartuchos y me dijo que como tengo experiencia sabía cómo debo brindarle protección".

    Segundo Aguilar, al referirse a los guardaespaldas dijo: "Ellos son guardianes de nuestra cooperativa. Muchos dicen que son antisociales. Yo creo que hay que darles chance para que se reivindiquen. Si, allá viven ladrones y marihuaneros porque en nuestra pobreza existe de todo". Respecto a los enfrentamientos agregó: Hay agresiones de parte y parte. En nuestra cooperativa viven policías, marinos, aviadores y soldados. Ellos también ven las injusticias que se cometen contra nosotros. La gente tiene que proteger sus casas y sus vidas. Los muertos han ocurrido en enfrentamientos de pueblo contra pueblo.”

    Vistazo reportaba "con el advenimiento del gobierno socialdemócrata, cesaron las prebendas de que gozaban Segundo Aguilar y Carlos Yacelga. Lo recordó el ministro de gobierno Andrés Vallejo: Mientras el Intendente de Policía hacia la pantomima de dictar una orden de prisión por las amenazas que con audacia sin límites hacían (Aguilar y Yacelga) contra el Alcalde de Quito –Rodrigo Paz Delgado; estos personajes entraban y salían del palacio de gobierno. Es más, en diciembre de 1985, el jefe del SIC a pedido del Juez Segundo de lo Penal afirmaba, que agentes a mi mando no han logrado verificar datos sobre su paradero actual. Orgulloso de la situación, Aguilar explica: La policía es muy consciente de los planes que yo tengo. Ellos han dicho: yo al señor Aguilar no le cojo así me boten del trabajo".

Compañeros asesinados por las bandas paramilitares al servico de la Democracia Popular - UDC y el gobierno Social Cristian de Febres Cordero.

  • Jaime Vargas
  • José Espinoza
  • Carlos de Jesús Criban
  • Jorge Portilla
  • María Eva Montes
  • Alonzo Valverde
  • Geovanny Guaman Aldaz
  • Pascual de la Cruz
  • Raúl Cobos
  • Manuel Vizuete
  • Segundo Campoverde
  • Segundo Cañar
  • Clelio Amaguaña
  • Mauro Noboa
  • Luis Cando
  • Rosa Ruales
  • José Hilario Cruz

    ¡PARA SUS ASESINOS EXIJO CASTIGO¡

Pisullí es una realidad histórica, que forma parte de la lucha general del pueblo en contra de la represión institucionalizada por los sectores más rapaces y agresivos de la derecha política ecuatoriana, en su momento enquistados en el poder político del estado.

La lucha continúa……hoy contra la violencia y la corrupción en el gobierno de Rafael Correa y la "revolucion ciudadana" que ha intervenido la cooperativa Pisullí.

Fragmento del libro:

Pisullí
su lucha
su historia

Próximo a publicarse, autor: EDGAR CORAL ALMEIDA